Homoherejía: Transcripción en español del video de Michael Voris

enemigoMichael Voris

Hola a todos y bienvenidos a El Vórtice, donde mentiras y falsedades son atrapadas y expuestas. Soy Michael Voris recién vuelvo de las Filipinas después de un viaje que fue muy iluminador. En el último día de la visita tuvimos el gran honor y bendición de dirigirnos a un buen número de personas en la Arquidiócesis de Lipa durante las actividades de su Semana Pro-Vida. El Arzobispo en persona, Ramón Arguelles, asistió a las tres charlas que dimos allí.

Lo que es de destacar fue que, después de concluir nuestras charlas y en completo acuerdo con ellas, el Arzobispo hizo algunos comentarios de cierre realmente extraordinarios, especialmente si se considera que vienen de un arzobispo. Admitió y consideró abiertamente la división que existe entre los obispos y cómo esa división está dañando a la Iglesia; lo que por supuesto es verdad y aplica no solo a las Filipinas sino a toda la Iglesia universalmente.

Nuestro Santo Padre, el Papa Benedicto también habló abiertamente sobre esto en los últimos días de su pontificado. Lo que es más que destacable es que los obispos en general nunca hablan abiertamente de las divisiones que existen entre ellos. Prefieren mostrar una imagen de unidad, pero esa imagen por lo general es solamente una fachada. Los obispos en general quieren dar la imagen de que son un cuerpo integrado pero a puertas cerradas eso está muy lejos de ser verdad. Hay muy poca unidad entre los obispos del mundo en estos días. Algunas divisiones existen en asuntos en los cuales cualquiera que sea razonable puede entender que haya desacuerdos. Sin embargo hay otras causas de disenso que son mucho más alarmantes porque muestran una ignorancia voluntaria de los peligros que enfrenta la Iglesia hoy. Y en algunos casos se muestra un deseo concreto de que la Iglesia permanezca paralizada en su lucha contra el mal.

Las causas de esos deseos son muchas. No hay manera de negar que existe una profunda división entre los obispos–incluídos aquellos cardenales que pronto elegirán al sucesor de San Pedro. Hay algunos que se ríen de la idea de que la Iglesia está en crisis. Por ejemplo entre los obispos americanos el Cardenal Timothy Dolan de Nueva York, se rió de la idea en una reunión de los caballeros de Colón hace un año y medio cuando dijo entre risas “¡Bueno, aquellos que dicen que la Iglesia está en crisis, deberían venir a las reuniones de los Caballeros de Colón!” Hay quienes han seguido su ejemplo y actúan como si nada pasara.

Otros son un poquito más astutos y se dan cuenta del gran peligro en ciernes para la Iglesia en todo el mundo y eso incluye a varios obispos de las Filipinas que he conocido personalmente y con los cuales he tenido extensas charlas. Otro obispo muy preocupado por la situación de la Iglesia en el mundo es el Arzobispo de Davao City, en las Filipinas. Y ahora, encima de toda esta división se ha dado a conocer un electrizante reporte. Un sacerdote doctorado de la Pontificia Universidad de Cracovia en Polonia fue comisionado por varios obispos y cardenales para producir este reporte. Detalla como el lobby homosexual secreto de obispos y sacerdotes en la Iglesia está tratando de afirmarse en Polonia y e indica el daño que ya han hecho en otras partes del mundo y por toda la Iglesia. Muestra que hay homosexuales activos entre los sacerdotes, obispos y quiénes son sus amigos, quiénes los protegen y los ayudan a avanzar y quiénes han ayudado a ocultar y encubrir las evidencias del abuso sexual de menores llevado a cabo por depredadores que son sacerdotes homosexuales.

Aquí hay un enlace a este informe para que lo puedan leer. Es bastante largo, unas 36 páginas con 15 or 20 páginas de notas al pie pero vale la pena leerlo, el enlace está en esta misma página. Se lamenta la cultura del secreto y la falsa unidad entre los obispos que ha permitido la enorme militancia homosexual que se ha infiltrado en la Iglesia para arruinarla en muchas partes del mundo. Cerca del final dice (cito):

“Debemos, de manera explícita y resuelta decir: sí, hay un fuerte lobby subterráneo homosexual en la Iglesia (al igual que en muchos otros lugares), que–según el grado de participación de sus miembros, en función de sus palabras y acciones–puede ser referido como homoherejía, homolobby, homocamarilla o incluso homomaffia. Estos círculos de la Iglesia se oponen firmemente a la verdad, a la moral y a la revelación, cooperan con los enemigos de la Iglesia, incitan a una revuelta contra el Pedro de nuestros tiempos, la Santa Sede y la Iglesia entera.” (Fin de la cita.)

En otro lado dice:

“Y es por esas precisas opiniones que hoy hay quienes se le oponen [a Benedicto XVI] tan vehementemente y hasta es odiado en la Iglesia, especialmente por los miembros del homolobby que representan el mismo centro de la oposición interna contra el Papa.” (Fin de la cita.)

Es una declaración asombrosa! Cuando Benedicto fue elegido dijo “Oren por mí para que no huya por miedo a los lobos,” no estaba hablando de los lobos de la cultura fuera de la Iglesia, sino de los lobos con piel de cordero, los lobos hambrientos dentro de la Iglesia de los que él estaba bien al tanto, dados sus casi 25 años al frente de la Congregación para la Doctrina de la Fe. Hoy, muchos en la Iglesia que no están informados, especialmente en los Estados Unidos con su política de “no hieran los sentimientos de nadie”, desprecian la idea de que haya una corriente oculta homosexual en la Iglesia, eso que el Padre Oko, el autor del informe, llama el “homolobby”. Se burlan de la idea, dicen que están aislados y que carecen de influencia si te sientas en privado con sacerdotes fieles que no son homosexuales, con obispos, y hasta cardenales, se ve una historia completamente diferente. Están bien al tanto del poder y la influencia de esos hombres que operan en la clandestinidad.

Es bien posible que la obstrucción y los obstáculos que se opusieron a Benedicto en la Iglesia sean los que lo llevaron a la renuncia . Esta es una turba peligrosa. Destruyen a la gente. Especialmente a los clérigos que se atreven a oponérseles. Tienen mucha influencia en las trastiendas, se protegen entre ellos. Promueven lo que el Padre Oko llama “homoherejía” como lo cita en el títulos de su reporte. La homoherejía trabaja para el detrimento de la Iglesia. Es por eso que, estando al tanto del daño masivo que han causado y de la peligrosa influencia que tienen en todo nivel de la Iglesia que el Papa Benedicto se propuso desde el principio de su reinado a expurgarlos de la Iglesia comenzando por los seminarios. No es sorprendente que encontrara oposición desde el mismo principio.

Según fuentes internas (de la Iglesia), los integrantes del Lobby Gay tienen un especial desprecio por la Misa Tradicional, porque les evoca y les hace recordar una teología que ellos desprecian, especialmente la teología moral en lo que respecta a la sexualidad humana. El Padre Oko dice claramente en su informe:

“Si a los homolobbistas se les permite actuar libremente, en una docena de años pueden destruir congregaciones y diócesis enteras; como han hecho en los Estados Unidos, donde la vocación sacerdotal es considerada cada vez más una profesión homosexual.”

En su libro Luz del Mundo el Santo Padre da en el clavo cuando dice: (cito):

“La mayor persecución de la Iglesia no viene de los enemigos sino que se levanta del pecado en el seno de la Iglesia.”

Hasta el Secretario de Estado Vaticano, el mismo Cardenal Bertone ha dicho públicamente que: (cito)

“La Iglesia Católica tiene un problema con los homosexuales más bien que con los pedófilos.” (Fin de la cita).

Obviamente se estaba refiriendo a los clérigos envueltos en el abuso sexual de menores..

Hermanos y hermanas católicos, esta homoherejía–para usar el término del Padre Oko–ha sembrado el desorden en la Iglesia y recordemos que por décadas y casi sin ayuda ha causado la pérdida de cientos de millones de fieles que han dejado la Iglesia establecida por Cristo para bien del hombre, fuera de la cual no hay salvación. La homoherejía es responsable por la corrupción de las mentes juveniles, ha ensuciado la catequesis, ha arruinado el sacerdocio en muchos países y ha corrompido algunas de las más altas esferas de la Iglesia. Esta puede ser la más grande y la más sorda lucha que el nuevo Papa tenga que luchar. Roguemos al Espíritu Santo que nos mande un Papa héroe, un Papa soldado que los ataque vigorosamente y los arranque del Cuerpo Místico de Cristo. Una última cita del escrito del Padre Oko lo resume muy bien:

“La red mundial del homolobby y la homomaffia debe ser contrarrestada por una red de personas honestas. Una excelente herramienta que puede ser usada en esto es el Internet, lo que hace posible la creación de una comunidad global de personas preocupadas por el destino de la Iglesia, que han resuelto oponerse a la homoideología y homoherejía. Cuanto más sepamos, más podremos hacer.”

¡Cuanto más sepamos, mejor!

Dios les ama,

Michael Voris.

Anuncios