Mensaje en una botella

miabEstuve dando vueltas la semana entera antes de escribir esto pero finalmente tuve que admitir que necesitaba hacerlo. A ésto hemos llegado y no hay vuelta que darle. Vuestro humilde servidor está varado en el verano de Buenos Aires sin un peso, esperando que cambie el viento y eso puede tardar mucho más que un día o dos.

Así he estado desde 2008, unas veces mejor y otras peor. Ha sido imposible encontrar trabajo permanente y no han sido suficientes las búsquedas y las plegarias aunque -gracias a Dios- no puedo negar el hecho claro de estar milagrosamente vivo y activo. Estoy muy agradecido a aquellos que me contrataron para diferentes cosas por medio del Internet, y NO estoy tan agradecido a aquellos que deliberadamente se aprovecharon de mi situación para no pagarme o tratar de estafarme de una u otra manera: “perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden” y a otra cosa.

Y debemos pasar a otra cosa. Estoy arrojando esta botella al inmenso océano del Internet en la esperanza que alguien lea el mensaje y me ayude a pasar estos próximos meses de naufragio. Mientras escribo esto estoy siendo perseguido sin tener arte ni parte en una pelea en la que nunca pedí participar. He orado para que de alguna manera pudiera yo encontrar los medios para empacar mis cosas y marcharme pero sigo anclado aquí y tengo que asumir que así es la voluntad de Dios y me lo tengo que tomar con calma. Pero la verdad es que necesito trabajar, aún necesito pagar por mis mínimas, muy modestas necesidades y también pagarle a los abogados que me defienden. Como muchos ya lo saben la misma persona que me invitó a refugiarme aquí, hoy está determinada a echarme de mi propio hogar. Para lograr su propósito, este hombre —que definitivamente sufre de serios problemas emocionales— ha contratado a abogados inescrupulosos y a matones.

Pronto, gracias a la ley 26.564 recientemente firmada por nuestra Presidente, espero ser el beneficiario de una pensión pero faltan unos meses para que eso llegue y debo llegar al buen día en que comiencen a llegar los pagos y eso no va a ser fácil sin tener un trabajo que pague. Y aquí caro lector está tu parte: Estoy solicitando una pequeña (o -si es posible- GRANDE!) donación para pagar gastos legales esta semana entrante y además sobrevivir hasta el próximo mayo o junio. Si alguno tiene trabajo que yo pueda hacer por favor escríbanme usando la casilla de contacto haciendo click AQUI. Si sabes mi domicilio e-mail me puedes escribir directamente. No estoy muy senil todavía a mis casi 60 años de edad. Nada me haría más feliz que estar ocupado de nuevo. Entretanto, si quieres hacer una donación por medio de Pay Pal por favor hacer click AQUI para donar. Ninguna cantidad es demasiado pequeña ¡o demasiado GRANDE!

Quiero agradecer especialmente a aquellos que han donado algo o mucho durante este año tan difícil. Un dólar (una libra o un euro) pueden hacer mucho por estos lados. Son esas personas quienes realmente me han salvado la vida. Espero poder pagarles a todos con un buen libro o una visita virtual a Buenos Aires algún día.

Más que nada quiero agradecerle al Padre Gordon MacRae quien dedicó un hermosoartículo en su importante blog para anunciar mis dotes de traductor católico. Me honra visitar seguido al buen Padre MacRae aunque solamente pueda hacerlo virtualmente. Espero visitarlo personalmente pronto si Dios me da la gracia. Gracias Padre MacRae por su bondad y su valiente testimonio de fe en el injusto encarcelamiento que sufre.

Más que nada les pido que me recuerden en oración a mí y a mis bondadosos benefactores así como yo recuerdo a todos vosotros en mis oraciones.

Dios les guarde siempre,

CCR

Anuncios