Scotus Fugit

obrienEnrico Franceschini

Una noticia más, que no será la única ni la última. Es posible que estas cosas relacionadas con la así llamada homomaffia, sean el desencadenante de una persecución de la Iglesia. Lo digo porque parece ser un problema sin salida. Si los dejan tranquilos, se acusa a la Iglesia de no cuidar de los niños y jóvenes que esta legión de monstruos ataca. Si se los expulsa, se acusa a la Iglesia de violar los “derechos” de los homosexuales.

En medio de todo ésto surge la renuncia del cardenal, primado escocés, que era conocido por su “mano dura” en asuntos que tuvieran que ver con la homosexualidad fuera de la Iglesia. Pero era todo una comedia y ahora ha admitido públicamente que era tan homosexual él mismo.

Esto es una mera anécdota antes del cónclave, pero para aquellos que dicen que esta homomaffia no es tan grande ni tan influyente como la pintan los padres Dariusz Oko y Ariel Levi-Gualdo en sus bien documentados artículos aparecidos en respetables medios católicos… va esta viñeta.

Hace escasos cinco años tuve una conversación personal con un joven sacerdote que me informó confidencialmente que la entera dotación sacerdotal de la diócesis de X con la excepción de UN sacerdote, estaba compuesta de homosexuales. Eso, agregado a mi experiencia personal en mi residencia como católico en los Estados Unidos, la abundancia de noticias mayores y menores relacionadas con este asunto, las numerosas intervenciones de la Santa Sede en los últimos seis años, etc. muestran a cualquiera que se detenga a pensarlo, que la situación es grave y extendida.

Marcial Maciel Degollado, fundador de la Legión de Cristo y Regnum Christi, pasó más de medio siglo viviendo una doble-triple-cuadruple vida y logró evadir la justicia humana y eclesial casi por completo (se murió a tiempo, negándose a la Confesión y a los Ultimos Auxilios). En mi modesta opinión, resulta obvio que es imposible que un religioso tan expuesto al ojo de la prensa y del público pase medio siglo viviendo una vida completamente inmoral –por la que fue denunciado ante la Iglesia docenas de veces– si no hubiera tenido una amplia red de amigos y encubridores con poder suficiente como para aislar hasta al Papa de las “noticias” que llegaban de todos lados reportando las correrías de Maciel.

Por eso, “tenga perspicacia el que lee” porque puede ser que pronto tengamos que distinguir unos de otros y que nuestra vida dependa de ello. No tenemos en este mundo una ciudad permanente (Hebreos 13,14) y bien puede ser que Roma también corra la suerte de Jerusalén, a quien Dios quiso proteger “como la gallina protege a los pollitos debajo de sus alas”, pero que al final tuvo que ser abandonada a su suerte, porque demasiados hombres en ella se olvidaron de amar a Dios.

Aquí entonces, el triste artículo:

LONDRES – En un primer momento negó las acusaciones y había contratado un abogado para defenderse. Luego accedió a regañadientes a dimitir de su cargo y cancelar el viaje a Roma en el que, se suponía que debía asistir al cónclave: “Así lo decidió el Santo Padre”, informó a regañadientes. Ahora el cardenal Keith O’Brien admite su culpa y pidió perdón por el acoso sexual llevado a cabo durante un período de treinta años. “Mi conducta sexual cayó por debajo del nivel que se espera de mí como sacerdote, arzobispo y cardenal”, dijo hoy el ex Primado de la Iglesia católica en Gran Bretaña. “Pido disculpas a los que he ofendido”, añadió, “a la Iglesia y a los escoceses”, el que había sido durante mucho tiempo conocido como el poderoso y severo arzobispo de Edimburgo. Palabras pesadas ​​como piedras, que dejan una sombra grave en un mundo católico cada vez más perturbado por los escándalos y abusos sexuales en los últimos tiempos.

El caso de O’Brien salió a la luz de repente un par de semanas atrás con la denuncia de tres sacerdotes y un ex sacerdote que lo acusó de “conducta inapropiada” hacia ellos. Los hechos se remontan a muchos años atrás, cuando el sumo sacerdote era superior del seminario donde los jóvenes estaban estudiando y después de ser nombrado obispo.

Los sacerdotes fueron acosados ​​sexualmente por O’Brien durante las oraciones nocturnas u otros momentos de intimidad espiritual. Uno de ellos en particular, quedó traumatizado hasta el punto de tener que renunciar a sus votos y someterse a tratamiento durante años. La denuncia fue enviada al Nuncio Apostólico en Londres, el embajador del Vaticano en Gran Bretaña, quien de inmediato informó a la Santa Sede. A pesar de la resistencia inicial de O’Brien, y el temor de los cuatro sacerdotes de que la Iglesia querría ocultarlo, la decisión no se hizo esperar: a los dos días O’Brien se vio obligado a anticipar su renuncia, ya prevista por razones de edad a finales de marzo, y para anunciar que no participaría en el cónclave “para no distraer la atención cuando el foco debe estar en el sucesor de Benedicto XVI”.

Pero mientras tanto, la investigación por parte de la Iglesia de Escocia y el Vaticano ha avanzado y continúa rápidamente. Ayer noche O’Brien hizo su “mea culpa”, estando ya seguro que no es casualidad que antes del cónclave se comience a limpiar el terreno de asuntos escabrosos y vergonzosos. “En los últimos días las acusaciones en mi contra se hicieron públicas”, dijo el cardenal. “Al principio, su naturaleza no específica y anónima me llevó a cuestionarlas. Ahora, sin embargo, quiero aprovechar esta oportunidad para reconocer que hubo momentos en que mi conducta sexual cayó por debajo del nivel requerido de mí como sacerdote, arzobispo y cardenal. Pido disculpas y pido perdón a aquellos que he ofendido, le pido disculpas también a la Iglesia Católica y al pueblo de Escocia.” Queda por ver si ahora surgirán nuevos cargos contra el cardenal. Los cuatro sacerdotes, por mucho tiempo tuvieron miedo de hablar por temor a que no se les creyera y que el poder de O’Brien fuera capaz de influir en cualquier demanda de justicia.

No se excluye, ahora que el ex arzobispo perdió su trabajo y también perdió el apoyo de Roma, que salgan a la luz nuevas denuncias del mismo tipo en su contra. O’Brien era conocido por su estricta posición sobre la homosexualidad, a la que públicamente consideraba “inmoral”. Las revelaciones muestran que en privado había abusado sexualmente de sacerdotes subordinados y que sus órdenes eran difíciles de desobedecer. El “fanático” del año, como le llamó una asociación para los derechos de los gays, era un hombre despreciable. Me pregunto si el hecho de que el Vaticano le obligó a tirar tan rápido la máscara es un síntoma de un nuevo espíritu y una voluntad de reforma que impulsará las acciones del cónclave y la elección del nuevo Papa.

©Enrico Franceschini

Un comunicado de la Arquidiócesis de Edinburgo indica que “el Cardenal está fuera del país y no concederá entrevistas.”

Anuncios