Protestante escandalizado

La Ultima Cena

Hoy le respondo a este hermano separado… ah! perdón que algunos se ofenden cuando les dicen “hermanos separados” así que voy a ser técnico en definir quién es este señor que nos escribe, si es que no le ofende que le digan “señor” porque como uno me dijo una vez “Señor hay uno solo y está en los cielos” y yo, en fin, no he tratado con muchos autarcas de las ya arriba de treinta mil confesiones no-católicas que proceden más o menos de la Reforma Alemana en adelante, digo así porque algunos no quieren que les digan protestantes, ni separados, ni protestones, ni rolling stones ni nada y como son como treintamil y tal … uno no tiene tiempo de andar aprendiendo el protocolo de cada uno de estos popes, no les digo “papas” porque la papa es un tubérculo que podría dar lugar a confusión. O sea, este buen hombre me escribe y me dice algo que ya escuché unos cuantos cientos de veces. Es una sandez ignorante y sectaria, perdone usted buen muchacho, pero se le perdona. Si hasta el Papa Francisco le ha hecho una estatua a Lutero ahí en Roma — a pesar de que algunos dirán que es una imagen — para ver si se dejan de molestar que ya vamos para cinco siglos y uno se cansa, como cualquiera se puede imaginar. Así que vayamos a la poco original y nada sorprendente misiva recibida por este pobre editor.

“Me sorprende y escandaliza que dentro de las herejías o sectas a parezca el protestantismo como una de ellas. Yo como protestante nunca diría que el catolicismo es una secta o herejía en su conjunto, aunque evidentemente no esté de acuerdo con muchas de sus enseñanzas. Si basta un versículo de la Biblia para catalogar a los protestantes como herejía o secta, puedo ofrecer más de 200 versículos para catalogar al catolicismo como tal. Los protestantes no negamos que el Magisterio Católico tenga la autoridad infalible para enseñar e interpretar las Escrituras, simplemente decimos que eso no es lo que la Biblia enseña. Me gustaría sugerir que el protestantismo como tal no aparezca dentro de la sección de las herejías o sectas y que si existe una mención sea con el rigor histórico que se merece. Si algo tenemos en común es que creemos que Cristo es el Hijo de Dios y nuestro único Salvador según afirma la Biblia en Juan 3:16 y 2ª Timoteo 2:5 y esta es la auténtica esencia del evangelio y del cristianismo, no? Juan Carlos Casal Chousa. 15 de octubre de 2015”

Vayamos en el orden que corresponde:

“Me sorprende y escandaliza que dentro de las herejías o sectas a parezca (sic) el protestantismo como una de ellas.”

Bueno, a nosotros nos resulta muy chocante la constante falta de respeto de los internautas protestantes cuando se refieren a la Santísima Virgen, a los Santos y Venerables, a los Papas, a los Católicos fieles y a la Iglesia en general a quienes muchos de ellos llaman “la ramera” con perdón de la repugnante expresión. Así que, amigo mío, si te dicen sectario, que por definición lo eres; si te dicen hereje, que por definición lo eres; no lo tomes como un insulto sino como una definición de tus actividades dicha sin intención peyorativa alguna. Si te molesta, pues aguanta y le ofreces ese sacrificio al Señor al que un día le vas a tener que explicar unas cuantas cosas sobre la doctrina que te inventaste.

“Yo como protestante nunca diría que el catolicismo es una secta o herejía en su conjunto, aunque evidentemente no esté de acuerdo con muchas de sus enseñanzas.”

Mejor que nunca lo digas porque sería una burrada. La Iglesia Católica no puede ser una secta porque es un “todo” por eso es católica que viene del latín para “general o universal.” Y es cierto que de ella se han separado sectas como los nicolaítas mencionados en el Apocalipsis por Nuestro Señor, los ultramontanos, marcionitas, iconoclastas, arrianos, donatistas, albigenses, jansenistas y cuantas otras más incluída la secta de Mahoma que resultó de una fusión entre el nestorianismo asiático y el judaísmo prevalente en los siglos VI y VII en esa región del mundo. Así que si dices que el catolicismo es una secta o una herejía es como si dijeras que una pizza entera es una porción de pizza, lo cual si insistes mucho, viene un camión pintado de blanco y te llevan a un cuartito muy cómodo y acogedor con paredes acolchadas.

Herejía, tú no lo sabes y por eso usas la palabra livianamente, viene de la palabra latina para “elegir.” El hereje, elige de la doctrina lo que más le gusta como si la fe fuera un supermercado donde uno levanta de las góndolas lo que quiere y deja lo que no le gusta. Veamos, te gusta la Comunión pero no te gusta confesarte. Bueno, aunque te llames Santo Papista de los Angeles Católicos, eres un hereje de proporciones y así con cualquiera doctrina que decidas eliminar. Un hombre me decía “Yo esos pecados no los confieso” y se va a sorprender mucho cuando vea que su “reserva” le puede costar la eternidad ¡Dios tenga piedad de su alma! Entonces no te ofendas, la gran mayoría de los herejes, son o han sido católicos. De nuevo, la Iglesia no puede ser “hereje” porque tiene toda la doctrina que viene de Cristo. Que haya muchos en ella que no la practiquen toda no es mi problema sino el problema de ellos. Mejor que se vayan acostumbrando al clima cálido y de nuevo: Señor ¡Ten piedad!

¿No estás de acuerdo con la enseñanzas de la Iglesia? Bueno … tampoco estaba Judas de acuerdo con que una vulgar mujer de la vida fuera a perfumarle los pies al Señor con nardo fino. Pero esa mujer era fiel y Judas era un ladrón, un traidor, un cretino. Uno a veces se pregunta ¿para qué quiso Cristo tener a Judas entre los doce? El buen padre Hardon, que en paz descanse, decía que Judas está ahí para que nos vayamos acostumbrando a los obispos y sacerdotes infieles. Porque se le parecen siempre al Iscariote, son como fotocopias. Elige entonces en qué creer, ya te has nombrado Papa y Teólogo mayor, ya entiendes todo y hasta eres capaz de corregir lo que Cristo hizo con sus propias manos atadas a la Cruz. Vaya tipo importante. Y yo que tenía por grandes a los que “siguen al Cordero no importa a dónde vaya.” Tú eres más vivo, lo sigues hasta que te pica una espina y ahí te tomas el atajo. Ve buscando a ver si te consigues un trajecito de amianto, o esas camisolas antiflama de los bomberos. Te pueden hacer falta. Señor ¡Ten piedad!

“Si basta un versículo de la Biblia para catalogar a los protestantes como herejía o secta, puedo ofrecer más de 200 versículos para catalogar al catolicismo como tal.”

No, no me hace falta ningún versículo de esa Biblia que te robaste de la Iglesia Católica para catalogarte. Me basta con verte afuera de ella. O estás con Noé en el arca o te ahogas con Biblia y todo. Y como te dije antes en mi respuesta breve: si tienes 200.000 versos bíblicos no me bastan para explicar el sinsentido de que Cristo venga y funde una Iglesia y tenga que venir un alemán (que era cura además) 1.500 años después a corregir lo que Cristo echó a rodar, sacarle libros a la Biblia que los apóstoles y padres nos legaron y “descubrir” un montón de doctrinas traídas de los cabellos que nadie jamás había practicado. Y te va a costar encontrar en la Biblia algo que condene a la Iglesia porque de la Biblia no sabes nada. No creas que porque le das vuelta a los católicos burros y necios de tu barrio, le vas a dar vuelta la cabeza a un católico bien formado. Te lo digo de onda: no sabes nada y lo que crees que sabes, te condena porque con eso confundes y arrastras a otros al error. Traje de amianto, antiflama, recuerda. Señor ¡Ten piedad!

“Los protestantes no negamos que el Magisterio Católico tenga la autoridad infalible para enseñar e interpretar las Escrituras, simplemente decimos que eso no es lo que la Biblia enseña.”

Ah, eso si que está claro. Cristo le ordena a Pedro “ve y confirma a tus hermanos” y luego le promete “Oraré para que tu fe no falle” y tú que de Biblia sabes mucho… habrás escuchado que “la oración del justo tiene mucho valor” y supongo que sabes que más justo que Cristo … bueno … no hay otro. Por lo tanto cuando Cristo ora al Padre para que asista a Pedro con fe “que no falle” o sea “infalible” y “confirme a sus hermanos” estimo que te da el seso para entender que nada puede “fallarle” ni a Cristo, ni al Padre, ni al Espíritu Santo ¿verdad? Entonces, entiende que en el caso de los Papas y del Magisterio que ellos vigilan, cuando nos pasan la fe y la enseñanza moral de la Iglesia, los infalibles ahí son las tres Personas de la Santísima Trinidad y luego por conexión los meros maestros “entre quienes el Espíritu Santo ha nombrado epíscopos” como dice … ah, la Biblia. Así fue que esos epíscopos en sucesivos encuentros formaron la Biblia que tú dices conocer. Claro que tuvieron que esperar a que terminaran las brutales persecuciones romanas para reunirse. Pueden haber sido epíscopos pero de tontos no tenían un pelo. No se iban a reunir en una sola ciudad para que el emperador romano los crucificara a todos … ¡chavaaal! Y el asunto es que ellos sancionaron la Biblia que luego Lutero serruchó aquí y allá por sus pantalones porque no tenía ninguna autoridad de dejar afuera a los libros que citan Pablo y hasta Cristo mismo ¿No sabías que Cristo, Santiago, Pablo y Judas Tadeo citan a los que ustedes llaman “apócrifos”? Investiga y verás. Luego me dices lo que quiso decirle Jesús resucitado a Saulo de Tarso “¿no te cansas de dar coces contra el aguijón?” Mira que Pablo era un sabio de la Ley formado con Gamaliel, el más grande rabino de la era. Y Cristo lo trata de burro usando las palabras de un dramaturgo griego ¡Cuántas cosas que uno no sabe!

“Me gustaría sugerir que el protestantismo como tal no aparezca dentro de la sección de las herejías o sectas y que si existe una mención sea con el rigor histórico que se merece.”

Bueno, mi amigo, yo con mi sitio hago lo que se me antoja. Y de rigor histórico, ni me hables porque no has estudiado historia. Lo sé. Pues si hubieras estudiado se hubiera cumplido lo que un ex-protestante, luego cardenal de la Iglesia dijo hace ya dos siglos:

“Nadie puede sumergirse en el estudio de la historia y continuar siendo protestante” o sea, hereje. Averigua quién lo dijo, gugléalo como dicen los jovencitos hoy y cuando tengas al hombre, lee sus libros y sigue todo el camino de su conversión. Porque ese no era un evangélico “de barrio” sino todo un sabio hecho y derecho y aparte, santo varón.

“Si algo tenemos en común es que creemos que Cristo es el Hijo de Dios y nuestro único Salvador según afirma la Biblia en Juan 3:16 y 2ª Timoteo 2:5 y esta es la auténtica esencia del evangelio y del cristianismo, no?”

Tenemos muchas cosas en común y yo he escrito muchas veces que el celo de ciertos protestantes por estudiar las Escrituras es algo que los católicos harían bien en imitar. Sí, creo en Cristo y creo que de El y solamente de El emana la salvación del hombre. Eso cree la la Iglesia y eso es lo que significan las letras IHS que ves en todos los edificios y cementerios católicos: Iesu Hominum Salvator. Y el mismo nombre de Jesús en hebreo contiene la esencia de lo que El es: salvación, Yehoshua: “Yahweh Es Salvación” pero no caigas en la trampa de creer que Cristo no ha delegado en todos “obrar su propia salvación con temor y temblor” y “suplir en nuestra carne lo que falta de los dolores de la Cruz.” En mi artículo Tan Grande Amor hay un breve razonamiento que muestra la realización de la salvación anunciada en Génesis 3:15, con el advenimiento de la Gunai, la Gebirah que obra con Cristo el milagro de revertir el pecado en que nos sumieron nuestros padres en el Edén. También te recomiendo que leas Los Católicos, esos idólatras. Léelo y lo analizas, no para discutirlo conmigo porque no tengo tiempo para eso, sino para que veas que te estás metiendo en una guerra contra Dios y contra su Iglesia, en esa guerra hay dos posibles resultados: o te conviertes y te rindes a Cristo o te dedicas a seguir torciendo tontos e inocentes hasta hacerlos perder su alma mientras tú mismo tozudamente pierdes la tuya. Alguien te tiene que avisar del peligro que corres.

Tu corazón hace bien en interesarse en cosas espirituales pero te advierto, que no se te suban tres versículos mal interpretados a la cabeza porque esa soberbia se paga y se paga mal. La Iglesia está donde está hace más de veinte siglos, a pesar de los pecados y las traiciones de sus propios miembros. Si vas a cargar contra ella, vas a perder tu alma; pero si honestamente la conoces y la estudias con toda sinceridad, no solamente ganarás tu alma sino que encontrarás a Cristo mismo, y El te dará del maná escondido, te dará un nuevo nombre que sólo El conoce y te anotará en el libro de la vida. Que El te guíe y bendiga. Oro por tí.

Anuncios